Es conocido el hecho de que un porcentaje de pacientes de ELA desarrollan también una disfunción cognitiva y del comportamiento por encima de la media. Pero se desconoce si esto se conecta con otros parámetros clínicos y funcionales. En el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia, de Valencia han desarrollado un trabajo en el cual tratan de aclarar este punto y han publicado los resultados recientemente.

En este estudio han participado 40 pacientes que realizaron pruebas de atención, memoria, capacidad de aprendizaje y función ejecutiva. Estas pruebas se evaluaron según unos test neuropsicológicos estandarizados, que son específicos para cada uno de estos aspectos y el test ECAS, que es de amplio espectro.

Según los datos de los test neuropsicológicos específicos, se encontró disfunción importante de la capacidad de atención en el 40.7% de los pacientes; disfunción de memoria y habilidad de aprendizaje en el 42.3%; y de función ejecutiva en el 29%. Globalmente, se detectó algún tipo de disfunción en cognitiva en el 64% de los participantes. Sin embargo, según el test ECAS, se identificaba un 89% de participantes con muestras de disfunción. Esta diferencia parece estar relacionada con la falta de adaptación del test ECAS a las dificultades físicas de cada paciente que pueden afectar a su tiempo de respuesta.

De los resultados obtenidos se deduce, además, que no hay correlación entre disfunción cognitiva y tiempo desde la aparición de los síntomas, ni el tiempo de diagnóstico. También es destacable que parece que el ECAS no refleja correctamente la función ejecutiva de los individuos con ELA. Esto resulta muy relevante teniendo en cuenta que, durante el desarrollo de la enfermedad, los pacientes tienen que tomar decisiones cruciales acerca de sus soportes vitales.

Por lo tanto, este estudio indicaría que el test ECAS es una herramienta útil para generar información sobre la función cognitiva general, aunque la subescala para la función ejecutiva no puede interpretarse con fiabilidad y tiene efectos suelo y techo importantes. Sería importante su complementación con test neuropsicológicos que puedan adaptarse a la capacidad física real del cada individuo.

Dado que el número de participantes en este estudio fue limitado, resultaría interesante completarlo con una muestra más alta y un seguimiento prolongado en el tiempo.