Grados de Dependencia

Ayudas sociales

¿Cuáles son los grados de dependencia?

  • Grado I de dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades de la vida diaria (ABVD) al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.
  • Grado II de dependencia severa: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades de la vida diaria (ABVD) dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.
  • Grado III de gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades de la vida diaria (ABVD) varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

La resolución del grado de dependencia obtenido (grado I, II o III) determinará los servicios o prestaciones económicas a las que se tiene derecho. Se tendrá en cuenta la capacidad económica de la persona beneficiaria, que en muchos casos supondrá un copago de los servicios a los que se puede acceder.

Hay que tener presente que muchos de los recursos que ofrecen son municipales y, por lo tanto, dependen de los presupuestos de los ayuntamientos, hecho que dificulta poder acceder a ellos de manera igualitaria y supone, en muchos casos, largas listas de espera. Tanto el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad como las diferentes Comunidades Autónomas también han habilitado teléfonos gratuitos de información sobre la Dependencia.

La Fundación Luzón dispone del sello de calidad de la Fundación Lealtad, ONG que acredita el máximo rigor y transparencia en el tercer sector.

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros

 

proyectos@ffluzon.org