Midiendo la disfunción cognitiva asociada a la ELA

Es conocido el hecho de que un porcentaje de pacientes de ELA desarrollan también una disfunción cognitiva y del comportamiento por encima de la media. Pero se desconoce si esto se conecta con otros parámetros clínicos y funcionales. En el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia, de Valencia han desarrollado un trabajo en el cual tratan de aclarar este punto y han publicado los resultados recientemente.

En este estudio han participado 40 pacientes que realizaron pruebas de atención, memoria, capacidad de aprendizaje y función ejecutiva. Estas pruebas se evaluaron según unos test neuropsicológicos estandarizados, que son específicos para cada uno de estos aspectos y el test ECAS, que es de amplio espectro.

Según los datos de los test neuropsicológicos específicos, se encontró disfunción importante de la capacidad de atención en el 40.7% de los pacientes; disfunción de memoria y habilidad de aprendizaje en el 42.3%; y de función ejecutiva en el 29%. Globalmente, se detectó algún tipo de disfunción en cognitiva en el 64% de los participantes. Sin embargo, según el test ECAS, se identificaba un 89% de participantes con muestras de disfunción. Esta diferencia parece estar relacionada con la falta de adaptación del test ECAS a las dificultades físicas de cada paciente que pueden afectar a su tiempo de respuesta.

De los resultados obtenidos se deduce, además, que no hay correlación entre disfunción cognitiva y tiempo desde la aparición de los síntomas, ni el tiempo de diagnóstico. También es destacable que parece que el ECAS no refleja correctamente la función ejecutiva de los individuos con ELA. Esto resulta muy relevante teniendo en cuenta que, durante el desarrollo de la enfermedad, los pacientes tienen que tomar decisiones cruciales acerca de sus soportes vitales.

Por lo tanto, este estudio indicaría que el test ECAS es una herramienta útil para generar información sobre la función cognitiva general, aunque la subescala para la función ejecutiva no puede interpretarse con fiabilidad y tiene efectos suelo y techo importantes. Sería importante su complementación con test neuropsicológicos que puedan adaptarse a la capacidad física real del cada individuo.

Dado que el número de participantes en este estudio fue limitado, resultaría interesante completarlo con una muestra más alta y un seguimiento prolongado en el tiempo.


Aquí y ahora, el calendario 2020 solidario contra la ELA

La organización Generación 02 ha acogido entre sus causas la lucha contra la ELA. Conscientes de que la investigación en ELA es una necesidad para más de 4.000 enfermos y sus familias, han puesto a la venta un calendario realizado con mucho cariño por profesionales, afectados por la ELA y familiares. Han colaborado en la elaboración del calendario modelos, actores, amigos de Go2, fotógrafo, estilistas y varias empresas que han hecho posible su salida al mercado. Gracias a la venta de este calendario, que tiene un coste unitario de 10, 95 euros,  (gastos de envio 3,5 euros, gratuitos por compras superiores a 5 calendarios), Generación 02 se suma a la lucha contra la ELA ofreciendo una gran aportación a la investigación a través de la Fundación Luzón

Generación 02 es una organización sin ánimo de lucro, no gubernamental, apolítica y laica que surge de la experiencia acumulada en la participación activa en diferentes causas solidarias y humanitarias, con el propósito de ayudar a quienes más lo necesitan. Conocedores de que la coyuntura actual ha dejado a muchas ONGs sin capacidad o recursos para poner en marcha muchos de sus proyectos ofrecen su ayuda para lograr completar la financiación de proyectos concretos.

Las ventas de este calendario irán destinadas a financiar los proyectos de investigación en ELA que la Fundación Luzón impulsa. Aquí y ahora es el título de este calendario. Un título que refleja claramente la situación de la gran mayoría de personas afectadas por la ELA. Comienza el 2020 con un espíritu solidario y teniendo presente a todas esas personas afectadas por la ELA. Puedes comprarlo a través de la tienda online de Generación O2 en este enlace. 


Avanzan en la comprensión de la agregación de TDP-43 y su efecto tóxico en la ELA

Una de las características destacadas de la ELA es que, en la inmensa mayoría de pacientes, se encuentran acumulaciones de la proteína TDP-43 dentro de sus motoneuronas. Esta proteína tiene un papel muy importante en el núcleo de las células actuando en la correcta traducción de la información contenida en los genes. Además, hay un porcentaje considerable de casos de ELA familiar en los que la ELA está directamente relacionada con alguna mutación en esta proteína.

Ya hemos destacado previamente como la estructura de TDP-43 está ligada a su capacidad para funcionar correctamente y, al mismo tiempo, a su capacidad de formar agregados y su toxicidad para la célula. Ahora, han publicado un trabajo en el que profundizan en la capacidad de agregación de TDP-43 y su relación con la toxicidad celular. Las conclusiones a las que llegan son realmente interesantes y mejoran el conocimiento sobre el que basar futuras terapias para la ELA.

La relación entre la agregación de TDP-43 y su toxicidad no es completamente directa. Hay mutaciones de TDP-43 que no producen agregación y, sin embargo, provocan el desarrollo de la ELA. Un ejemplo es la mutación que impide que TDP-43 se transfiera al núcleo y se acumule en el citoplasma de las células, pero sin agregarse. Por lo tanto, la agregación no es la responsable única de que TDP-43 tenga un papel en el desarrollo de la ELA. Para arrojar un poco de luz en este problema, en el nuevo estudio realizado entre investigadores de Barcelona y Roma han analizado en detalle un conjunto de mutaciones localizadas en una región concreta de TDP-43. De sus conclusiones se aprecia que los agregados de esta proteína pueden ser de dos tipos, uno de los cuales no es tóxico mientras que el otro sí. La diferencia entre ambos tipos radica en el tamaño y la consistencia además de su localización en la célula.

Han encontrado que hay mutaciones que hacen que se produzcan agregados de TDP-43 de gran tamaño, muy sólidos y alejados del núcleo y estos son los que, sorprendentemente, no son tóxicos e, incluso, resultan protectores. Sin embargo, otras mutaciones producen agregados más pequeños, localizados cerca del núcleo y con una consistencia más líquida, que resultan fatales para las células.

Dado que este estudio está realizado usando levaduras como modelo celular, habría que confirmar los resultados en células de mamífero y modelos animales, pero abre la puerta a entender mejor qué es lo que convierte la agregación de proteínas en un fenómeno neurodegenerativo y, por lo tanto, a buscar la estrategia y los puntos donde el ataque terapéutico sea más eficaz.


Encuentran la conexión molecular entre el ejercicio y su efecto beneficioso en la ELA

Un grupo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra acaba de publicar sus resultados estudiando el efecto del ejercicio en la ELA y los mecanismos moleculares responsables. En un trabajo anterior ya habían observado que las señales celulares en la conexión entre las neuronas y los músculos estaban alteradas al desarrollarse la ELA. En concreto, resultó importante un factor llamado BDNF/TrkB.

Las conclusiones que muestran ahora estos investigadores indican que, diferentes protocolos de entrenamiento como son el nadar y correr, son capaces de inducir adaptaciones dependientes de la actividad que reducen las alteraciones moleculares observadas en ratones mutantes para SOD1. Por lo tanto, la actividad física estaría poniendo un cierto freno a los desequilibrios en las conexiones entre neuronas y músculo.

Dado que la ELA afecta de manera preferencial a los músculos de contracción rápida, sería razonable pensar que el tipo de ejercicio pudiera afectar a su efecto. Para comprobar esto, los investigadores entrenaron a dos grupos de ratones de manera distinta, con natación y corriendo. En ambos casos se observaron cambios a nivel molecular en la motoneurona terminal que ayudan a preservar la integridad de las conexiones de neuronas y músculos. Sin embargo, el efecto reduciendo la desaparición de motoneuronas solo se observaba en los animales que estuvieron nadando. Esto se achaca al hecho de que los ejercicios de alto impacto aumentan el estrés oxidativo de las neuronas, lo que tendría un efecto que, en parte, compensaría negativamente los efectos de la carrera.

Este estudio muestra por lo tanto que el ejercicio tiene un efecto beneficioso a nivel molecular compensando alteraciones que aparecen con la ELA, aunque a nivel de supervivencia de las motoneuronas parece ser importante definir bien el protocolo de ejercicio que se sigue. Estos hallazgos parecen estar aún lejos de la aplicación clínica, pero establecen una base muy útil al mostrar como sería importante la diferencia de protocolos a usar según los cambios moleculares que se quieran fomentar.


Komvida se une a la lucha contra la ELA

La joven empresa extremeña Komvida se ha sumado a la Fundación Luzón en la lucha contra la ELA. Para ello, destinarán el 10 % de las ventas online de una sus bebidas más exitosas Greenvida a apoyar la labor de la Fundación Luzón y, así, contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por la ELA e impulsar la investigación en esta enfermedad.

Komvida es una startup nacida en Fregenal de la Sierra, un pueblo de Badajoz de no más de 5.000 habitantes, dedicada a la producción y distribución de kombucha, una bebida probiótica a base de té, agua, azúcar de caña, y scoby. Y es el scoby, esa palabra que no somos capaces de resolver de la ecuación sin un poco de ayuda, donde está la clave de este refresco que cada día está conquistando a más adeptos. El scoby es, técnicamente, una simbiosis de bacterias y levaduras; consume el azúcar prácticamente en su totalidad, produciendo una bebida de delicadas burbujas naturales de la fermentación.

Greenvida es una de las kombuchas originales con las que arrancó la andadura de Komvida, y está realizada con té verde. Esta kombucha ayuda a la digestión, al sistema inmunológico, a la flora intestinal y, además, es antioxidante. Con la colaboración entre Komvida y la Fundación Luzón este refresco suma dos propiedades más a su ya amplia lista de beneficios, ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por la ELA y a seguir investigando en esta enfermedad.

Si quieres sumarte al movimiento #UnaGreenvidaporlaELA puedes adquirir tus packs de Greenvida o combinarla con otros de los diversos sabores que desde Komvida ofrecen, a través de su tienda online.


Fallece, a los 80 años, la bioquímica Margarita Salas.

Margarita Salas Falgueras (Canero, 1938), ha fallecido hoy en Madrid a la edad de 80 años. La bioquímica española fue una de las científicas más destacadas a nivel internacional. Entre sus mayores contribuciones científicas destaca la determinación de la direccionalidad de la lectura de la información genética, durante su etapa en el laboratorio de Severo Ochoa, y el descubrimiento y caracterización de la ADN polimerasa del fago Phi29, que tiene múltiples aplicaciones biotecnológicas debido a su altísima capacidad de amplificación del ADN. Este descubrimiento pionero resultó básico en la replicación del ADN y supuso una importante contribución no sólo en el ámbito más teórico de la ciencia, sino en otros más prácticos como las terapias génicas.

Margarita Salas perteneció a varias de las más prestigiosas sociedades e institutos científicos nacionales e internacionales, colaborando y siendo miembro del consejo editorial de importantes publicaciones científicas. Ha obtenido diferentes galardones, siendo nombrada Investigadora europea 1999 por la Unesco y recibió el Premio Rey Jaime I de Investigación en 1994. Fue nombrada directora del Instituto de España (1995-2003), organismo que agrupa a la totalidad de las Reales Academias Españolas. Fue miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Real Academia Española,​ de la Academia Europea de Ciencias y Artes, de la American Society for Microbiology y de la American Academy of Arts and Sciences, entre otras.

En mayo de 2007 fue nombrada miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, convirtiéndose así en la primera mujer española que entra a formar parte de la institución. Además, en 2016 se convirtió en la primera mujer en recibir la Medalla Echegaray, otorgada por la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Su prestigio internacional ha sido tal que en 2018 fue incluida en la La Tabla Periódica de las Científicas para conmemorar en el 2019 el Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos, por celebrarse el 150º aniversario de la publicación de Mendeléyev.

Margarita Salas formaba parte del Comité Científico de la Fundación Francisco Luzón. Desde la Fundación lamentamos su pérdida y queremos aprovechar esta ocasión para, una vez más, reconocer su aportación a la labor investigadora que impulsamos.


La AEMPS autoriza el ensayo clínico TCIM/ELA II

Desde el equipo de investigación que desarrolla este proyecto nos comunican que el pasado día 24 de octubre se aprobó, por parte de la AEMPS, el ensayo que se denomina TCIM/ELA II (EudraCT  2019-002302-46), el objetivo del mismo es determinar si la infusión intramuscular de células madre autólogas tiene influencia en la pérdida de unidades motoras del músculo tratado, y en el mantenimiento de la fuerza de dicho músculo.

Esto se comprobará mediante variables neurofisiológicas (estudios EMG), clínicas y ecográficas. El ensayo será doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo y se apoya en los resultados obtenidos en un ensayo previo (TCIM/ELA I) en el que se obtuvieron resultados positivos en una muestra pequeña de pacientes. Los músculos a tratar serán el tibial anterior y el primer interóseo dorsal de la mano. Por el diseño del ensayo, no es previsible que la participación en el mismo pueda modificar la supervivencia ni la situación funcional global de los pacientes, pero su colaboración es esencial para avanzar en el conocimiento de esta posible vía de tratamiento.

El equipo investigador está formado por personal de diferentes instituciones como son: el Servicio de Hematología del Hospital de la Arrixaca  (Murcia); el Servicio de Neurología del Hospital General de Alicante; la Sección de Neurofisiología del Hospital de San Juan de Alicante ;y el Instituto de Neurociencias de Alicante. Esperan poder empezar el reclutamiento en unos dos meses y el periodo de inclusión será de dos años, al igual que el periodo de seguimiento.

Podrán participar pacientes que tengan un diagnóstico definitivo de ELA y que conserven una fuerza para elevar la punta del pie suficiente (elevarla activamente contra la gravedad, lo que se define como escala MRC 3 o superior) y que no tengan criterios de exclusión.

Para más información, pueden contactar con el equipo investigador en el correo: ensayoclinicoela@gmail.com


Grupo de investigación de Cádiz encuentran otra potencial vía terapeútica para la ELA

Investigadores de Cádiz y Lleida han encontrado una nueva diana sobre la que desarrollar terapias para la ELA. Tal y como publicaron en una prestigiosa revista científica, han observado como la proteína p11 interacciona con un canal de calcio de la membrana de las motoneuronas (TASK1) y su relación con la excitabilidad de la membrana. Dado que en la ELA se genera una situación de excitotoxicidad por problemas en el equilibrio de calcio debido a la sobreestimulación de los receptores de glutamato, en este proyecto han estudiado si el papel de p11 modulando a TASK1 podría ser relevante.

En sus experimentos han podido observar cómo, al bajar con herramientas genéticas los niveles de p11, se ejerce un papel neuroprotector en ratones que tienen la mutación en SOD1 asociada a la ELA. Usando este modelo han podido ver también como los niveles de p11 son controlados por un factor de transcripción que hay en todas las células humanas que se llama SP1 de manera directa.

Con esta información, decidieron probar drogas que interferían con la actividad de SP1 de unirse a la región genética de p11 y encontraron que un anticancerígeno, Mit-A,tenía el efecto buscado. En ratones SOD1 comprobaron que había un efecto neuroprotector al retrasar la desregulación de los niveles de calcio, en parte por su capacidad de aumentar los niveles de TASK1 en las membranas de las neuronas. Obtuvieron, por lo tanto, retrasos en la aparición de los síntomas de ELA, se prolongó la supervivencia y se mejoraron los resultados motores de estos ratones sometidos al tratamiento con Mit-A con resultados similares a los observados en el tratamiento con Riluzol.   

Con este estudio se abre la puerta a una vía para tratar la progresión de la ELA que tiene una pequeña ventaja, que al ser un medicamento que, al estar siendo probados como tratamiento anticancerígeno, ya se tienen datos de su seguridad. Por tanto,  los ensayos clínicos para la ELA se podrían focalizar más directamente en estudiar el efecto en pacientes de ELA. Sería interesante también que hicieran estudios que permitieran ver si su efecto combinado con el Riluzol es sinérgico. Es un primer paso para que se generen nuevas terapias en un futuro, pero habrá que esperar cuales son los resultados que se obtengan en humanos.


Prudencia ante las informaciones publicadas sobre los ensayos con NurOwn

Este fin de semana, varios medios de comunicación a nivel nacional se han hecho eco de la terapia celular (NurOwn) que está desarrollando la compañía Brainstorm Cell Therapeutics y que ya habíamos comentado desde la Fundación Luzón en nuestro canal de YouTube el pasado mes de julio. Debido a la cantidad de personas que se han acercado a la Fundación preguntándonos por las últimas informaciones publicadas en los medios, nos vemos obligados a aclarar ─al igual que otras entidades como Fundela, y otras asociaciones de pacientes─, que:

En aquel momento contábamos con los datos publicados en la revista JAMA neurology sobre los ensayos de fase I/II y fase IIa y con la confirmación de que se había analizado el progreso del estudio de fase III en agosto del año 2018. Los datos publicados parecen positivos, pero es muy importante tener todos los datos completos del ensayo en fase III antes de poder estar seguros de su eficacia.

La diferencia de resultados entre los ensayos de fase II y los de fase III que se ha producido históricamente en la búsqueda de tratamientos para la ELA, que no cumplieron las expectativas, hace que tengamos que mirar con mucho cuidado los anuncios en cuanto a la eficacia de un tratamiento. Tal y como ya habíamos dicho antes, aunque los resultados mostrados hasta ahora de una terapia sean positivos y prometedores, es esencial tener los datos completos de la fase III antes de poder confirmar su alcance real. En estos momentos no se dispone de estos datos y, por lo tanto, no podemos cuantificar su valor como terapia y tenemos que recordar que conviene que seamos siempre prudentes.

El reclutamiento del ensayo de la fase III estaba previsto que acabara en septiembre de 2019 pero aún no contamos con la confirmación de si ya han logrado incluir los pacientes previstos. Sería deseable que, una vez se concluya el seguimiento (no solo el reclutamiento) de los pacientes que participan en el estudio, durante el tiempo establecido por el protocolo del ensayo, la compañía facilite una actualización de los resultados científicos que obtengan. Los datos de estados previos de la investigación solo suponen la base que justifica la necesidad de hacer estudios más completos. Hasta que los datos finales no están disponibles, hay que mirar con total prudencia los resultados anteriores.

Como decíamos en julio, seguiremos atentos a cualquier actualización basada en datos y no en declaraciones personales que se produzcan con respecto a este y el resto de los ensayos en marcha sobre terapias para la ELA. No olvidemos que hay varios frentes abiertos que buscan poner freno a esta enfermedad. Actualmente hay registrados 10 ensayos clínicos en fase III en la página clinicaltrials.gov que están reclutando o en espera de abrir el proceso de reclutamiento de pacientes. Todos ellos han generado resultados positivos en las fases previas y esperamos que algunos de ellos deriven en terapias que ayuden a tratar eficazmente la ELA, pero hasta que no se tengan los datos finales, no hay garantía alguna de éxito.


investigacion_caixa_ela_leptina

METABOLEP: nuevo proyecto de investigación sobre la ELA de Fundación Luzón y “la Caixa”

Un proyecto que analizará el papel de la Leptina como mediador entre el metabolismo y el sistema inmune en la ELA ha sido el seleccionado en la segunda Convocatoria de Investigación en Salud de “la Caixa” que ayer celebró su Ceremonia de entrega de Becas y Proyectos de Investigación e Innovación. Durante este acto se dio a conocer el mejor proyecto de investigación “Talento ELA” dentro del acuerdo entre la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Fundación Luzón, gracias al cual destinarán de forma conjunta tres millones de euros a proyectos de investigación en Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) hasta el año 2022. 

“METABOLEP: Una potencial diana terapéutica para la ELA dirigida al metabolismo: Leptina” ha sido el proyecto “Talento ELA” seleccionado para el periodo 2019-2021 con una financiación de casi 500,000 €, una iniciativa liderada por la Dra. Carmen María Fernández-Martos (investigadora principal), de la Fundación Hospital Nacional de Parapléjicos.

Las entidades que participan en el Consorcio internacional que llevarán a cabo este proyecto de investigación son la Universidad San Pablo CEU, el  Kings Collage London, el Wicking Dementia Centre y la Universidad de Tasmania.

La Leptina, hormona clave en la ELA

En este proyecto se parte de la evidencia creciente que señala la relación entre los factores de riesgo debidos al modo de vida que influyen en el metabolismo y la ELA. Está descrito que la obesidad otorga ventaja en la supervivencia en la ELA y se asocia también con un menor riesgo de contraer la enfermedad. La Leptina es una hormona que se produce en los adipocitos y está relacionada con el control del metabolismo y su comunicación con el sistema inmune. Se ha observado también su relación con la ELA, pero se desconoce si sólo es por su implicación modulando la masa de grasa en el cuerpo. Paralelamente, en la ELA hay un proceso de inflamación y los efectos de la Leptina en la neuroinflamación están aún sin explorar.

Así, este proyecto analizará en detalle el papel de la Leptina como mediador entre el metabolismo y el sistema inmune. Se podrá aclarar su potencial como diana terapéutica poniendo un especial énfasis en la manipulación de la dieta y el estilo de vida.

Una profesional con demostrada experiencia en la investigación de la ELA

La Dra. Fernández-Martos tiene experiencia en Biología Molecular, Endocrinología y Neurociencia. En su carrera como investigadora hay que destacar su experiencia en neurociencia traslacional enfocada en las terapias relacionadas con la Leptina. Después de un segundo postdoc en Australia, se integró en una red internacional de investigadores trabajando en el campo de la ELA.

Se unió en noviembre de 2017 al Hospital Nacional de Parapléjicos al ganar un puesto altamente competitivo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. Desde entonces, dirige su propia línea de investigación y en 2018 consiguió financiación para desarrollar proyectos de manera independiente. En concreto, ha estudiado cómo la sobreexpresión de TDP-43 puede alterar los niveles de leptina, afectando a sus vías de señalización y mecanismos de acción, una característica patológica asociada a las alteraciones metabólicas relacionadas con la obesidad, desempeñando un papel clave para aliviar la progresión de la enfermedad de ELA.