fbpx

El ejercicio intenso podría desencadenar ELA en personas con riesgo genético

por | 8 Sep 2021

Subscríbete a nuestra newsletter

Una investigación publicada en mayo en la revista The Lancet mostró que las personas que se ejercitaban vigorosamente y que también portaban genes relacionados con la ELA, desarrollaron la enfermedad a edades más tempranas que las que eran sedentarias. Los hallazgos sugieren que el ejercicio podría exacerbar una predisposición genética a la enfermedad.

«Estamos acostumbrados a pensar que el ejercicio es bueno. En este caso inusual, el ejercicio intenso es malo para usted», dijo el coautor del estudio Michael Snyder, presidente del Departamento de Genética de la Universidad de Stanford.

El papel del ejercicio en el desarrollo de la ELA siempre ha sido controvertido. La enfermedad afecta las fibras musculares anaeróbicas de contracción rápida, pero las revisiones sistemáticas de investigaciones anteriores no lograron mostrar una conexión entre el ejercicio y la ELA. Debido a que la enfermedad generalmente se presenta más tarde en la vida, a menudo se la conoce como una enfermedad de «dos ataques», lo que significa que una persona puede tener los genes de la enfermedad (el «primer ataque»), pero se debe activar un segundo interruptor para que esa persona se enferme. El nuevo estudio sugiere que, para la ELA, el ejercicio frecuente y prolongado puede ser un «segundo golpe» que activa o desactiva dichos genes, lo que conduce a la muerte neuronal.

Para el nuevo estudio, los investigadores se basaron en datos del Biobanco del Reino Unido, una base de datos biomédica que contiene información genética y de salud en profundidad para medio millón de personas. Los investigadores identificaron por primera vez a las personas que hacían ejercicio al menos dos o tres días a la semana. Luego utilizaron una técnica estadística para analizar la relación entre el ejercicio y la ELA y encontraron que el riesgo de ELA era directamente proporcional a la dosis de ejercicio extenuante frecuente y probablemente anaeróbico.

En la segunda parte de su estudio, los investigadores pidieron a 36 personas sanas que hicieran ejercicio aeróbico, luego extrajeron sangre para ver cómo ese ejercicio cambiaba la expresión de genes que se sabe están asociados con la ELA, incluido el gen de riesgo de ELA más común: C9orf72, el cual se encuentra en hasta el 40% de las personas con ELA familiar. El ejercicio redujo la expresión de C9orf72, que refleja la expresión disminuida encontrada en pacientes con ELA con una mutación en este gen.

En general, de 43 genes conocidos relacionados con la ELA, el 52% se activaron o desactivaron después de un ejercicio agudo. En la parte final del estudio, los investigadores compararon el historial de ejercicio en pacientes con ELA con una mutación C9orf72 tanto con pacientes con ELA sin una mutación C9orf72 como con personas sin ELA. En los pacientes con ELA con la mutación C9orf72, cuanto más se ejercitaban las personas, más jóvenes tendían a ser en el momento del diagnóstico. Para aquellos sin la mutación, el ejercicio mostró una tendencia hacia una mayor probabilidad de desarrollar ELA, pero ese resultado no fue estadísticamente significativo.

Si bien el ejercicio extenuante aumentó el riesgo de ELA, ser sedentario no disminuyó el riesgo de desarrollar ELA, ni tampoco tener más grasa corporal.

Para el coautor del estudio, Johnathan Cooper-Knock, investigador y conferencista sobre enfermedades neuromusculares genéticas en la Universidad de Sheffield en el Reino Unido, el aspecto más sorprendente fue la cantidad significativa de genes de riesgo de ELA conocidos que se vieron afectados por el ejercicio agudo. «Esto sugiere que el ejercicio podría desempeñar un papel en todas las formas de ELA, incluida la ELA familiar, que podríamos haber supuesto anteriormente que era puramente genética», dijo a WordsSideKick.com.

En opinión de Cooper-Knock, su grupo de investigación probablemente terminó con la controversia sobre el papel del ejercicio en la ELA y demostró que el ejercicio físico es un factor de riesgo para la enfermedad. «Nuestra esperanza es que la comunidad se base en esto y dé el siguiente paso, que es cuantificar el riesgo de ELA inducida por el ejercicio para las personas en función de su genética personal y su entorno», dijo. Espera que esto conduzca a posibles medidas de prevención o al menos a un asesoramiento adecuado. «Esto nos permitirá identificar a las personas en riesgo y ofrecer asesoramiento individualizado para permitirles tomar decisiones informadas sobre sus hábitos de ejercicio», dijo Cooper-Knock.

Por el momento, los investigadores no recomiendan que ningún paciente o familiar con ELA, incluidas las personas con mutaciones C9orf72, cambie sus hábitos de ejercicio. Se necesita hacer más trabajo en una cohorte más grande, porque la forma en que se expresa el gen podría variar mucho, dijeron los investigadores.

Sin embargo, abogan por el cribado genético de los pacientes con ELA para profundizar la comprensión de los roles que desempeñan la genética y el medio ambiente en la enfermedad.

 

Referencia: Thomas H Juliana, Nicholas Glascowa, A Dylan Fisher Barrya, Tobias Molla, Calum Harveya, Yann C Klimentidisb, Michelle Newellb, Sai Zhangc, Michael P Snyderc, Johnathan Cooper-Knocka, Pamela J Shawa. Physical exercise is a risk factor for amyotrophic lateral sclerosis: Convergent evidence from Mendelian randomisation, transcriptomics and risk genotypes. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2021.103397

¿Quieres ser parte de la solución?