Brainstorm Cell, estudiará los biomarcadores de los enfermos de ELA reclutados para el ensayo clínico NurOwn

por | Jun 10, 2020 | Investigación

Desarrollar terapias y fármacos suele asociarse a un proceso más industrial que de búsqueda de conocimiento. En una situación estándar, a partir de los detalles de como funciona un mecanismo patológico, se desarrolla un medicamento. Pero este proceso no es un camino unidireccional. Es decir, a través del desarrollo de un medicamento se puede entender mejor el mecanismo de una enfermedad.

Un ejemplo de esto lo tenemos en el reciente anuncio de que la empresa farmacéutica Brainstorm Cell Therapeutics ha conseguido financiación para un proyecto de búsqueda de biomarcadores en el desarrollo de su terapia contra la ELA NurOwn.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la importancia de los biomarcadores para avanzar en la búsqueda de una terapia eficaz para la ELA. Es gracias a ellos que se puede determinar de una manera objetiva y cuantitativa el progreso de una enfermedad, se puede diagnosticar con fiabilidad y se pueden hacer predicciones de cómo será su progreso. Los biomarcadores pueden ser moléculas o tipos celulares que se detecten en análisis de sangre, pueden ser cambios en las espirometrías, pueden ser cambios apreciables analizando imágenes del sistema nervioso, lo importante es que pueda medirse el progreso de la enfermedad de la manera más objetiva posible.

Este nuevo proyecto de Brainstorm Cell Therapeutics que ha sido financiado por ALS Association y I am ALS en Estados Unidos, buscará biomarcadores en las muestras de los pacientes que han participado en su último ensayo clínico. NurOwn es una terapia celular que se encuentra en la recta final de su ensayo clínico de fase III. Han reclutado 200 pacientes a los que han suministrado su terapia y de los que han obtenido muestras biológicas. Es en esas muestras donde buscarán biomarcadores que les indiquen si, a nivel molecular y celular, NurOwn produce algún cambio medible.

Esto servirá para dos cosas. La primera, poder contar con nuevos indicadores de que la terapia provoca algún cambio en los pacientes. La segunda, para entender bien a qué nivel estaría actuando esta terapia, y que mecanismos celulares serían los que responden al tratamiento. Con esto se podría obtener información que permitirá hacer modificaciones que mejoren la técnica o desarrollar futuras terapias optimizadas.

Esta noticia nos muestra, por tanto, que se puede aprovechar el material obtenido en el desarrollo de un ensayo clínico para realizar investigaciones complementarias y mejorar el conocimiento sobre la enfermedad.

0 comentarios

Descargar materiales

Contacto de prensa

Daniel González Pérez 
Responsable de Marketing, Comunicación y Digital
(+34) 91 447 56 77 / 659 906 792
comunicacion@ffluzon.org

Lorenzo Herrera Sánchez
Responsable de Captación de Fondos y Prensa
(+34) 91 447 56 77 / 659 906 792
colabora@ffluzon.org

Recursos Gráficos

Recursos Audiovisuales