12, March

Estudio revela que la resonancia magnética podría servir como biomarcador para evaluar la progresión de la ELA


Profundizar en el conocimiento de la progresión a corto plazo de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) a través de biomarcadores específicos podría ser un importante avance médico que ayudaría a mejorar los ensayos clínicos y evaluar los resultados de un determinado tratamiento en los pacientes con ELA, y un estudio preliminar recién publicado en Brasil muestra resultados positivos en esta dirección.

 

Según un artículo publicado por ALS News Today, un estudio realizado por Neuroimage: Clinical concluye que las imágenes por resonancia magnética pueden detectar cambios a corto plazo en el cerebro causados por la ELA, lo que significa que estas imágenes podrían ser un buen marcador de neuroimagen para seguir la progresión de la ELA.

 

Un equipo de investigadores liderados por el Dr. Marcondes Cavalcante França Jr. de la Universidad de Campinas de Brasil evaluó a 27 pacientes con ELA y 27 pacientes sanos a través de controles clínicos y utilizando la resonancia magnética para el estudio “Evaluación longitudinal de los daños cerebrales y medulares en la esclerosis lateral amiotrófica”. Las evaluaciones llevadas a cabo para el estudio se realizaron dos veces, con ocho meses de diferencia entre ellas.

 

El equipo cuantificó la gravedad de la enfermedad en ambos momentos utilizando una prueba de Escala de Calificación Funcional de ELA (ALS Functional Rating Score Revised – ALSFRS-R), que cuantifica las actividades de la vida diaria y la función global de los pacientes con ELA. También analizaron las medidas obtenidas en la resonancia magnética, como el grosor de la corteza cerebral (la capa externa del cerebro) y la médula espinal del cuello.

 

El equipo, cuya investigación fue financiada por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo, concluyó que, aunque la corteza cerebral no mostraba un adelgazamiento progresivo en la corteza cerebral, las personas con la ELA mostraban una reducción significativa en el volumen de su tronco cerebral.

 

Los investigadores también observaron un aumento en la difusividad, es decir, la capacidad de las moléculas de agua de atravesar el cuerpo calloso del cerebro (el haz de fibras nerviosas que comunica ambos hemisferios del cerebro), algo que se relaciona con la pérdida de sustancia blanca cerebral característica de la ELA. Cabe destacar además que estos cambios no se correlacionaban con la evolución en la gravedad o la duración de la enfermedad.

 

La reducción en el tamaño de la médula espinal del cuello fue el único parámetro obtenido en la resonancia magnética que se correlacionaba con un cambio en la Escala de Calificación de la ELA (ALSFRS-R), o con la gravedad de la enfermedad, lo que llevó a los investigadores a concluir que medir el tamaño de la médula espinal en el cuello es un prometedor marcador de neuroimagen para evaluar la evolución de la ELA.

 

La investigación podría continuar con un mayor grupo de pacientes para evaluar la relación entre el daño de la médula espinal y los impedimentos funcionales de la ELA.

 

https://alsnewstoday.com/2017/03/06/mri-biomarker-als/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *